LA AUTOFORMACIÓN Y LO CÍVICO

La autoformación (también mencionada como "aprendizaje autodirigido) la entendemos como un proceso continuo de aprendizaje individual y/o comunitario, que depende de las metas, recursos (materiales y personales), motivación, experiencias e intereses de cada uno. Este proceso cuenta con, al menos, 4 etapas: formulación de objetivos (qué quiero saber), fuentes de información, (como busco lo que quiero saber), estrategias de aprendizaje (cómo aprenderé de manera efectiva lo que quiero saber) y reflexión/evaluación (cómo mediré que ya sé lo que quería saber).

Por su parte, lo cívico es un ejercicio colectivo que tiene un componente participativo, democrático y motivacional. Lo cívico está vinculado el desarrollo integral de las personas y la vida en comunidad, es la base de una adecuada convivencia que permite a las personas lograr su desarrollo integral a través de mecanismos democráticos. La democracia nos permite tener una capacidad de participación efectiva en la organización social, pero también implica una toma de responsabilidad con uno mismo y con otros.

cuaderno.png

AUTOFORMACION CIVICA 

A partir de estos conceptos, definimos que la autoformación y lo cívico responden a una necesidad de nuestro tiempo, dado que la democracia nos permite tener una capacidad de participación efectiva en la organización social, pero también implica una toma de responsabilidad con uno mismo y con otros. Desde este postulado, definimos la autoformación cívica como un proceso continuo de aprendizaje individual y/o comunitario que busca desarrollar actitudes, habilidades, conocimientos y herramientas que fomenten el ejercicio cívico y el empoderamiento de las comunidades.